Publicidad | Vea su anuncio aquí

Ricardo Darín, todo un persona

Ricardo Darin

- Getty Images

Ladrón, escritor y periodista

SANTIAGO DE CHILE- El actor argentino Ricardo Darín, que estos días rueda en Chile El baile de la victoria bajo la dirección de Fernando Trueba, anhela ver un día a la comunidad iberoamericana del cine como una referencia mundial en el "séptimo arte", aunque piensa que por el momento es una quimera.

"Nos detenemos más en las cosas que nos separan que en las que nos unen, deberíamos borrar las fronteras", afirmó en una entrevista con Efe Ricardo Darín , quien alcanzó fama internacional con el personaje de El hijo de la novia, la película de Juan José Campanella, candidata al Premio Óscar en 2001.

Al igual que en Nueve reinas, filme que retrató con ácida ironía la decadencia de la Argentina de comienzos del presente siglo, en El baile de la victoria, Darín encarna a un ladrón profesional (Vergara Grey) que está empeñado en iniciar una nueva vida tras su paso por la cárcel.

"Es un estigma, siempre hago de ladrón, de escritor o de periodista", comentó sarcásticamente este actor argentino, con 16 teleseries y una treintena de películas a su espalda.

Darín confiesa que la actuación (en la que se inició a los diez años, junto a sus padres) es la pasión de su vida y admite que le gusta que le identifiquen con sus personajes, porque se siente orgulloso de ellos.

"Los actores vivimos un poquito en cada personaje que hacemos, muy poca gente sabe cómo somos", por eso "cuando recibes algo amable como respuesta del público, sientes que el trabajo fue más allá de lo previsto y te cargas de energía", explicó a Efe.

Estos días la gente le reconoce por la calle en Santiago y algunos se acuerdan de Juanjo, el galán que interpretó en la telenovela argentina Estrellita mía, protagonizada junto con Andrea del Boca y que fue emitida en Chile.

Aunque durante algunos días del rodaje de El baile de la victoria le dolió la espalda o le asaltó un dolor de cabeza que no le dejaba ni parpadear, Ricardo Darín está entusiasmado por trabajar con Fernando Trueba, "un tipo único, que rompió el molde cuando nació" y con quien ha trabado una sincera amistad.

"En nuestro oficio hay que ser perceptivo y comunicativo para no quedarte aislado, aprendes a hacerte amigo de la gente con la que convives", porque un equipo de filmación "es como una gran familia" y en algunas ocasiones "la relación se transforma en un vínculo de amistad".

Publicidad | Vea su anuncio aquí

Publicidad | Vea su anuncio aquí