Publicidad | Vea su anuncio aquí

Reacciones por un Código

Conspiración inventada

Esté bien o mal escrita, The Da Vinci Code es el nuevo ‘best seller’ de la era literaria. De alcance casi tan amplio como el de Harry Potter – al que ha desbancado en ventas en muchos países- se encuentra, empero, con la oposición de grupos religiosos que consideran distorsiona la versión de la Biblia. El estreno de la cinta, interpretada por el actor estadounidense Tom Hanks y la gala Audrey Tatou, ha chocado con la repulsa de estos grupos tanto en Tailandia como en Grecia.

Es una historia que añade nuevas especulaciones y elementos de duda a las Sagradas Escrituras. The Da Vinci Code estaba destinado - y por ello, fue escrito- a las ventas y ya ha dado buena cuenta de ellas cuando se realiza el estreno mundial de su versión cinematográfica.

El actor estadounidense Tom Hanks y la intérprete gala Audrey Tatou (Amelie, 2001) son sus principales protagonistas aunque, a tenor de lo presenciado en Grecia o Tailandia, son los grupos cristianos los que se han arrogado este derecho al reivindicar en contra de su estreno.

De hecho, una coalición de grupos cristianos pidió al Comité de Censura de Tailandia que prohíba la exhibición en las salas del país la película por considerar que hiere la dignidad cristiana y distorsiona lo que dice la Biblia.

La solicitud fue hecha por el Consejo Cristiano, Unión Cristiana, Unión Baptista y la Fundación Adventista del Séptimo Día, la jornada previa al estreno en los cines de Bangkok del polémico filme sobre una conspiración de la Iglesia católica para ocultar las relaciones entre Jesús y María Magdalena.

El general Phanomsak Thangthong, jefe del departamento de censura de la policía, indicó que la petición ha sido remitida al Comité para que la examine y adopte una decisión.

Publicidad | Vea su anuncio aquí

Publicidad | Vea su anuncio aquí