Los animadores hispanos de Monsters University

Artistas de Pixar Carolina Dau y Edgar Rodriguez

Carolina Dau  y Edgar Rodríguez, animadores de Pixar.

- Disney Enterprises, Inc./Pixar Animation Studios

"El énfasis de Pixar está en la narración"


Monsters University no se ha bajado del primer lugar del box office desde su estreno el 21 de junio. Todos sabemos de la genialidad de Pixar liderada por John Lasseter, pero detrás de los grandes nombres de este estudio hay un equipo de artistas y animadores que cuidan hasta el último detalle de sus producciones. Y muchos de ellos son latinos.

El puertorriqueño Edgar Rodríguez llegó a Pixar hace 7 años en prácticas y desde entonces ha participado en películas como Up, Toy Story 3, Brave –en la que se encargó de animar las ropas de algunos personajes- y ahora ha trabajado en Monsters University.

“El énfasis de Pixar está en la narración. Primero necesitamos tener una buena historia antes de empezar todo el proceso”, contesta al ser preguntado sobre el secreto del éxito de Pixar.

Además, añade Rodríguez, los artistas y la tecnología se inspiran mutuamente: “Muchas veces el equipo técnico se inspira en el trabajo del artista. Pero otras son los artistas los que encuentran inspiración en una nueva tecnología que les ofrece nuevas posibilidades”.

En Monsters University Rodríguez se encargó de la animación de varios objetos, como los papeles. Animar objetos es un reto diferente a mover personajes, porque éstos tienen su propia energía, explica. En cambio, los objetos reaccionan en función de unos parámetros, unas reglas físicas que no necesariamente son las mismas que en el mundo real –estamos al fin y al cabo en una película de animación-, pero que sí tienen que seguir una lógica.

Pero lo más complicado en Monsters University desde el punto de vista técnico fueron los planos con varios personajes a la vez, porque los monstruos tienen muchos pies, brazos, manos… eso añade complejidad, asegura.

Los "extras" es un film animado

En esas escenas con múltiples personajes es fundamental el trabajo de Carolina Dau, una española de 28 años nacida en Buenos Aires. En Monsters University Day es una de las “animadoras de masas”, lo que en las películas serían los “extras”.

“Lo importante es darles vida y que formen una buena composición, pero sin que llamen demasiado la atención ni distraigan de los personajes principales”, explica esta joven fanática del manga y del animé japoneses que estudió Bellas Artes en Madrid y a mitad de sus estudios decidió seguir los pasos de su hermano Ramiro y concentrarse en la animación.

Más adelante se fue a California “a la aventura” y presentó su trabajo en Pixar cuando el estudio buscaba precisamente un animador de masas para Cars 2. Fue contratada para la popular secuela de los autos y después trabajó en Brave, un trabajo complejo por la dificultad de animar figuras humanas.

“Al ojo humano, cuando ve humanos, siempre le llama más la atención si algo no parece humano”, asegura.

En Monters University la variedad y cantidad de personajes presenta un reto para los animadores, pero también es uno de los grandes aciertos de la película, según Dau.

“Son personajes súper divertidos, cada uno muy especial, con su personalidad. Puedes ver la película 30 veces y siempre encuentras algo nuevo”, comenta.

¿Y cómo es para una animadora trabajar en el estudio que ha revolucionado el género?

“Es genial. Me quiero quedar muchos años en Pixar. Destacaría la manera en que se trata al artista y cómo te inspira la gente tan talentosa que tienes alrededor. A diario se aprende”, asegura.

Todos los días el equipo se reúne para una revisión conjunta del trabajo, explica Dau, y ahí opinan todos sin callarse nada, desde los jefes hasta la última incorporación. Y dan calificaciones a cada trabajo, por lo que la presión es fuerte.

“Se trabaja mucho, pero con el corazón”.