Publicidad | Vea su anuncio aquí

Brave, la nueva película de Pixar impresiona en lo visual, pero juega a lo seguro

Brave

Las mejores instantáneas de la película animada Brave.

- Disney Enterprises, Inc./Pixar Animation Studios

Reseña: \'Brave\'

VIDEO:  Reseña: 'Brave' - Univision.com

Ver videos
Brave

VIDEO:  Brave - West World Media

Ver videos
Brave

FOTOS:  Brave, la nueva obra de arte de Pixar

Ver fotos
Escocia

FOTOS:  Escocia de la mano de Brave

Ver fotos

Desde Escocia Disney-Pixar da a conocer su más reciente entrega: Brave, una película animada que impone para el estudio una lista de "primeras veces". Brave representa para Pixar el primer film que estelariza una mujer. Es la primera ocasión en que las referencias históricas se cruzan con el mundo de fantasía. Es la primera aventura épica que se ubica en el ambiente natural de los humanos.

La décimo tercera cinta animada tal vez resulte decepcionante para los fieles admiradores de Pixar, pero a la vez, sea grata para los que fueron fans de las películas de Disney.

¿Contradictorio? No, en realidad. Brave cuenta la historia de la princesa Merida, una jovencita rebelde que empuñando su arco y cabalgando sobre su caballo Angus, vive una vida de libertad y aventuras, siempre reprimida por los buenos modales y el apego a la tradición que su madre, la reina Elinor, quiere inculcarle para convertirla en una dama casadera.

Al cumplir 16 años, su madre convoca a los primogénitos de reinos vecinos, pero Merida no es la Cenicienta ni Blanca Nieves, que soñaban con su príncipe encantador.

Su rebeldía la lleva a cometer una tontería, todo por querer cambiar su destino y las consecuencias de ese deseo torpe recaen en su madre.

La intensidad de la primera parte de la película, con paisajes asombrosos y reproducciones realistas de la bellísima naturaleza de Escocia, contrasta enormemente con la segunda parte, que la vuelve predecible y hasta cierto punto cursi, una desembocadura que no tenía razón de ser por el carácter de la protagonista, que ya había demostrado en el planteamiento que no era una princesa de cuento como el resto de las que conocemos.

Lo que sí es notable destacar, y probablemente sea aquí donde los fans de Pixar encontrarán la verdadera belleza de Brave, es la riqueza de detalles que hay en la película. Por momentos, uno se olvida que es una cinta animada, porque los árboles, las rocas, los trajes de los personajes y esos paisajes tan impresionantes, de pronto parecen cobrar vida.

No se puede pasar por alto otro de los grandes aciertos de esta película y es la magnífica interpretación que hizo Kelly McDonalds de la princesa Merida. Asimismo hay que resaltar a Billy Connolly como el rey Fergus y a la inigualable Emma Thompson, quien prestó magistralmente su voz para Elinor.

Pero los pequeños baches en la historia de Brave parece que no serán obstáculo para que Pixar se anote un nuevo éxito en sus arcas. Es seguro que se mantendrá en el primer sitio de la taquilla a nivel mundial. Es seguro que millones de niños y niñas harán que sus padres les compre las espadas y muñequitos y ositos que ya están en las vitrinas de todas las jugueterías, o por lo menos harán que les compren su "happy meal".

Pero al final, cuando Pixar nos tiene acostumbrados a un nivel altísimo de calidad en sus películas y guiones que sorprenden y nos dejan con ganas de ver sus películas una y otra vez, quizá Brave no corra con la misma suerte que nos dejaron un Toy Story, Finding Nemo o Up. ¿O si?

Publicidad | Vea su anuncio aquí

Publicidad | Vea su anuncio aquí