Publicidad | Vea su anuncio aquí

Dominik García-Lorido y Yul Vásquez: padre e hija en 'Magic City'

Padre e hija

Padre e hija

En Magic City Yul Vásquez (izquierda) es el padre de Dominik García-Lorido, quien tiene un romance con el personaje de Christian Cooke. **Cortesía de Starz.

Univision.com**

Yul Vásquez y Dominik García-Lorido son padre e hija en la nueva serie de Starz Magic City, que retrata intensamente la vida en Miami a finales de los años 50, con sus hoteles de lujo, la vida disipada, el crimen y la lucha por sobrevivir en esa ciudad de inmigrantes.

La serie destaca por la minuciosidad con la que Mitch Glazer, creador de Magic City, investigó los hechos históricos y la situación social de la "ciudad del sol". Sin embargo, para Vásquez y García-Lorido, Miami es algo que corre en la familia.

Yul Vásquez nació en Cuba y creció en Miami, mientras que Dominik García-Lorido nació en esta ciudad y posteriormente se pasó yendo y viniendo de ella para ver a su familia. La actriz de 21 años es hija del actor Andy García, uno de los personajes públicos más comprometidos con la comunidad cubana en los Estados Unidos.

"Interpretamos personajes que, básicamente, somos nosotros", dice Yul, que interpreta a Víctor Lázaro, el administrador general del hotel del personaje central de la serie, Ike Evans, encarnado por Jeffrey Dean Morgan. "Partimos de ahí y añadimos lo que el guión trae y la interacción con otros personajes de la serie".

"Lo que me gusta de mi personaje es que una muchacha muy moderna para ese tiempo", dice Dominik, que encarna a Mercedes, una empleada del hotel. "Quiere viajar por el mundo, mientras muchas chicas en esa época, a los 21 años, quieren asentarse y casarse".

La serie recrea el ambiente de juego, excesos, política, glamour y mafia de la época, y aborda desde el primer capítulo la caída del dictador Fulgencio Batista y el ascenso de Fidel Castro al poder.

Miami ha sido escenario de varias series en los últimos años, y de varias películas que han establecido estereotipos sobre la comunidad latinoamericana de la ciudad, especialmente la cubana.

Sin embargo, tanto Vásquez como García-Lorido se vieron seducidos por la profundidad de sus personajes. "Al principio pensé que el papel de una mucama cubana podía basarse en esterotipos, pero cuando leí sobre sus motivaciones me enamoré del papel", dice Dominik.

Publicidad | Vea su anuncio aquí

Publicidad | Vea su anuncio aquí