Demandan a productora de “Gravity”

Alfonso Cuarón

Alfonso Cuarón

El director mexicano cosecha los frutos de su creatividad de su película "Gravity".

WARNER BROS. Pictures

La novelista Tess Gerritsen emprendió una denuncia millonaria contra Warner Bros, estudio encargado de darle vida a la multipremiada película “Gravity”.

Gerritsen argumenta que la película dirigida por el director mexicano Alfonso Cuarón está basada en la novela escrita por ella que lleva el mismo nombre del filme.

La denuncia fue presentada el pasado martes en tribunales de California, dicha demanda no sorprende por la acción legal, ya que muchas personas buscan sacar provecho de filmes cuando éstos tienen éxito.

Lo que despierta sospechas es que meses atrás la novelista declaró que su libro no tenía nada que ver con la película, Tess fundamenta su queja por un incumplimiento de contrato. En compañía de su abogado Gerritsen argumenta que vendió a la productora Katja la adaptación de su libro para hacerlo película.

La escritora vendió ésta opción por una cantidad que ronda los 721,000 euros, además de otro bono y el reconocimiento en los títulos si es que la película se realizara.

Recapitulando Kajta era una productora subsidiaria de New Line, compañía que con el tiempo fue adquirida por Warner Bros.

La película donde actúan Sandra Bullock y George Clooney recaudo más de 500 millones de dólares, siendo una de las más taquilleras de la historia.

Gerritsen comentó en su momento lo siguiente: “Es un gran filme pero no está basado en mi libro”, pero información en poder de la escritora la han convencido de que las similitudes y parecidos en la historia no son coincidencia.

De proceder la denuncia Tess pediría al estudio Warner Bros la cantidad de 7.2 millones de euros en concepto de daños y perjuicios. Lo único que necesita hacer la escritora es comprobar las similitudes entre su libro y la historia ganadora de varios premios Oscar.

Warner Bros aún no hace alguna declaración al respecto, por lo que parece ser el inicio de una batalla, sólo falta saber quién tiene la razón.