Enlaces Relacionados

  • Las transformaciones más impactantes
  • Las transformaciones más impactantes
  • Las transformaciones más impactantes
  • Las transformaciones más impactantes
  • Las transformaciones más impactantes
  • Las transformaciones más impactantes
  • Las transformaciones más impactantes
  • Las transformaciones más impactantes
  • Las transformaciones más impactantes
  • Las transformaciones más impactantes
  • Las transformaciones más impactantes
  • Las transformaciones más impactantes
  • Las transformaciones más impactantes
  • Las transformaciones más impactantes
  • Las transformaciones más impactantes
  • Las transformaciones más impactantes
  • Las transformaciones más impactantes
  • Las transformaciones más impactantes
  • Las transformaciones más impactantes
  • Las transformaciones más impactantes
  • Las transformaciones más impactantes
  • Las transformaciones más impactantes
  • Las transformaciones más impactantes
  • Las transformaciones más impactantes
  • Las transformaciones más impactantes
  • Próximo álbum

Las transformaciones más impactantes del cine

Con el estreno del tráiler de "The Dallas Buyers Club" nos dimos cuenta que a los actores de Hollywood les encanta modificar radicalmente su apariencia para ser tomados en serio. Aquí vemos a Matthew McConaughey, quien perdió 50 libras para poder hacer este personaje.
Pero su co-protagonista en el filme, Jared Leto, no se quedó atrás. Además de perder peso, el actor interpretó a un travesti, depilándose las cejas y usando una peluca.
No es la primera vez que Jared transforma radicalmente su look. Para la cinta "Chapter 27", el actor subió más de 50 libras, logrando así el aspecto de Mark David Chapman, asesino de John Lennon.
Para el musical "Les Misérables", Anne Hathaway se despidió de su cabellera y tuvo que someterse a una dieta muy estricta, para bajar de peso. El resultado en pantalla la hizo merecedora de un Oscar.
Otra actriz que ganó el Oscar gracias a una transformación radical de imagen fue Charlize Theron en la cinta "Monster". En esta película dio vida a la asesina Aileen Wuormos.
Un severo caso de insomnio provoca que Trevor Reznik pierda peso casi hasta la muerte en el filme "The Machinist". El papel hizo que Christian Bale perdiera 62 libras con una dieta de café, cigarros y una manzana al día.
El caso de John Travolta en "Hairspray" resultó sorprendente, pues el actor no se parecía nada al personaje de "Edna Turnblad". Además se aventuró a cantar y bailar como mujer.
Joseph Gordon-Levitt la tuvo difícil en la cinta "Looper", pues interpretaba el mismo personaje de Bruce Willis, pero cuando era joven. Así quedó Joseph si fuera Bruce con unos años menos.
Hilary Swank también se llevó el Oscar por su interpretación de la joven Teena Brandon en "Boys Don't Cry".
Aunque nadie creía que Mariah Carey podía dar una buena actuación, la cantante sorprendió en el filme "Precious", con un aspecto muy diferente.
Sí, a la Academia de Artes y Ciencias Cinematográficas ama las transformaciones radicales, por eso le entregó el Oscar a Marion Cotillard en su papel de Édith Piaf para la cinta "La vie en rose".
Uno de los mejores trabajos de caracterización ha sido el de Halle Berry en "Cloud Atlas".
Para la cinta "The Hours", Nicole Kidman interpretó a la escritora Virginia Woolf y tuvo que someter su rostro a un cambio radical. Efectivamente, la actriz ganó el Oscar.
Robert Downey también se transformó para la cinta cómica "Tropic Thunder", que le valió una nominación al Oscar.
Sí a alguien hay que culpar de la moda de las cejas rubias es a Rooney Mara en su papel de Lisbeth Salander en "The Girl with the Dragon Tattoo".
Otra gran transformación de "Tropic Thunder" fue la de Tom Cruise, quien quedó irreconocible.
Tom Hanks es un actor verdaderamente comprometido con su trabajo, por lo que no le importó perder muchas libras para su papel en la cinta "Cast Away".
Aunque aún no se estrena, "Guardians of the Galaxy" exigió que Chris Pratt perdiera bastantes libras y se pusiera en forma para interpretar a un superhéroe. El cambio valió la pena.
Demi Moore no tuvo miedo de cortar toda su cabellera e interpretar a una arriesgada militar en "G.I. Jane".
Dicen que Gael García es idéntico a su mamá, la actriz Patricia Bernal, en la cinta "La Mala Educación".
De ser uno de los galanes consentidos de Hollywood, el actor Matt Damon tuvo que subir varias libras y dejarse crecer el bigote para la cinta "The Informant!".
Para "V for Vendetta", Natalie Portman también tuvo que rapar su larga cabellera.
Renée Zellwegger se ha caracterizado por tener una figura muy esbelta, excepto en la cinta "The Bridget Jones Diary", donde tuvo que subir 30 libras y modificar su acento para sonar como una mujer inglesa.
Para la película "Ali", Will Smith tuvo que ganar masa muscular y dejar crecer su cabello para dar vida al boxeador Muhammad Ali.
Anthony Hopkins también tuvo que modificar su rostro para interpretar al cineasta Alfred Hitchcock en la película "Hitchcock", que mostró al director durante el rodaje de "Psycho".
Próximos álbumes

Katie Holmes se volvió a poner un vestido de novia

Así quedó Harrison Ford tras romperse el pie

¡Johnny Depp envejeció 30 años!

Ryan Reynolds es todo un papacito

Disfruta más imágenes
a tu izquierda